27 may. 2011

Adiós

Me abandonaste, me dejaste sin recursos para luchar, me dejaste desarmada y sin ganas de nada. Hiciste que creyera que no valía nada, que solo era una insignificante persona. ¿Pero sabes que te digo? Que te equivocabas, no soy una simple persona, soy una princesa, y recordé, que las princesas nunca llorán y que nunca deben bajar la cabeza, porque la corona podría caerse. Recordé que antes de conocerte tenía orgullo y dignidad. Y puedo asegurarte que los vuelvo a tener y también recorde que nunca tienes que llorar por una persona que te hacce sufrir, total, el tiempo pone a cada uno en su lugar.

No hay comentarios: