24 jul. 2011



Prometo volver, te prometo que regresaré, pero cuando la tormenta ya haya pasado, vendré a por ti cuando todo esté en calma. Te buscaré para irnos lejos o para vivir en nuestra ciudad, eso decídelo tú. Solo volveré corriendo a tus brazos si tú quieres. La razón de mi ida tal vez sea porque no me valoras aún del todo, sé que me quieres y me lo demuestras, pero hay algo en ti que me dice que me aleje, como también hay algo que dice que me necesitas. Me iré para estar un tiempo sola, para ver si realmente me echas de menos cuando no esté aquí, si es así llámame de inmediato y cogeré el primer tren para llegar hasta ti y vivir contigo, pero si es todo lo contrario, si te das cuenta que estás mejor sin mi presencia no quiero una llamada tuya, ninguna carta, no quiero que me vengas a buscar para darme explicaciones, no quiero nada de ti si llegas a pensar que no encajo bien como una parte de tu vida. Adiós, esta puede ser la última despedida, dejo la elección en tus manos, esperaré tu llamada, si no recibo nada intentaré olvidarte, aunque no te prometo que lo logre, por último quiero .

No hay comentarios: