29 oct. 2011


¿Por qué no somos felices? Puede que sea una pregunta que nunca nadie se haya hecho, pero puede que algún día nos la lleguemos a plantear. Nos encerramos en nuestro mundo alejándonos de la gente. Somos personas, pero no lo demostramos. Perdemos sentimientos. Los sentimientos se nos van como el aire. No dejamos entrar la felicidad, nos apartamos de todo y apartamos las cosas buenas. Llega ese momento en que piensas que eres un imán para las cosas malas, pero en realidad es que no hemos llegado a saborear nunca las cosas buenas. La felicidad en algún momento de nuestra vida nos ha llegado. El problema es que llega en momentos pequeños, cada sonrisa que sueltas viene acompañada de lágrimas. Apartamos las buenas personas de nuestro lado. Somos el contrario de la buena persona. Te vienen a ayudar y tu lo único que haces es espantarlos. Es como si provocases tu propia desgracia para justificar lo infeliz que eres.


No hay comentarios: