19 ago. 2011

Otro día más con los ánimos por el subsuelo. Harta de tanta falsedad y mentiras a mi alrededor. Necesito que llegue ya junio e irme de aquí, irme a uno de los pocos sitios donde me siento bien, donde podría empezar una nueva vida, donde puedo hacer lo que me da la gana sin dar explicaciones. Estoy cansada ya de tantas suposiciones, de tantos quizás y de tantas historias que con el paso del tiempo acaban peor. Lo único que necesito ahora mismo es un poco de tranquilidad, me aburren todos estos líos en los que me estoy metiendo sin darme cuenta. Estoy harta de esta necesidad de llorar todo el rato, de darle vueltas a lo mismo y de no encontrarle una explicación sensata. Todo carece de lógica. Mi comportamiento de estas últimas semanas carece de sentido y en parte ni siquiera quiero saber por qué. No sé cuándo ni en qué circunstancias me he convertido en una persona tan fría. Pero, por lo menos ahora, he aprendido que sólo debo abrazarme a la gente que me abrace. Me he dado cuenta de que haga lo que haga siempre seré la mala del cuento. Que la gente no cambia por mi culpa, cambia porque cambia, porque quieren hacerlo. Pero aún así, ¿sabéis qué? La mala del cuento no es tan mala, se vuelve mala en el instante en que la putean.

2 comentarios:

luxy dijo...

Espero que ahora en agosto, te vayan mejor las cosas, y que estés un poco mas animada. No le des tanta a importancia a lo que dice la gente, o lo que hace, mira por ti misma y por los que realmente tu quieres y sepas que te quieren, pues las malas de los cuentos, no son nunca tan malas, y tal vez la mala del cuento sea la princesa disfrazada... ;) besitos.

Ángela dijo...

ainx, muchas gracias :D
besitos (L)